Kinesiología a Domicilio en Santiago

Horario de Atención : Lun a Sáb: 8 a 22 hrs
  Contacto Telefónico : (569) 8776 0506 /(569) 6576 5586

Dolores de la Modernidad

¿Le ha pasado que después de estar mucho tiempo usando el celular, comienza a sentir molestias en las muñecas, dedos o incluso en el cuello? Esta sensación suele ser un dolor agudo asociado a pesadez, ardor u hormigueo, tiende a disminuir si deja de enviar mensajes de texto, pero percibe que cada vez que realiza nuevamente esa actividad la molestia regresa. Probablemente lo que le está ocurriendo es que está desarrollado una “tendinitis”, o sea la inflamación de los tendones, que son como hilos que conectan los músculos con los huesos, permitiendo que el cuerpo realice todos sus movimientos.

En el estilo de vida actual, el uso constante del pulgar para escribir en los celulares está causando un aumento importante en este tipo de tendinitis, debido a que la causa de la tendinitis son los movimientos repetitivos y sostenidos en el tiempo. Cualquier actividad, en la actualidad el uso de celulares y pantallas táctiles en general, que obligue a una persona a realizar los mismos movimientos durante un período extendido, terminará por generar daño en los tendones.

En sí el tratamiento es sencillo, lo más complicado es que comienza con reposo, que a los pacientes les es muy difícil de cumplir. Si no se controla a tiempo, y persiste el dolor durante meses, el cuadro puede convertirse en tendinitis crónica, que es mucho más lento y difícil de resolver que la molestia inicial. Incluso puede llegar a generar problemas en nervios y músculos asociados a la articulación, cómo es el caso del síndrome del túnel carpiano. Esto era muy común hace años en personas que se dedicaban a trabajos donde debían digitar constantemente, cómo secretarias, oficinista, diseñadores entre otros, y no tomaban las medidas necesarias para prevenir esa sobrecarga, pero dicha situación ha ido variando y expandiéndose a todas las edades debido a videojuegos y celulares.

¿Cómo podemos prevenir el desarrollo de una tendinitis? La mejor manera es reconocer los síntomas a tiempo, que son dolor agudo, sensación de pesadez, ardor u hormigueo que se agudizan con el movimiento y mejoran con el reposo. Definir cuál es la actividad que genera estos síntomas, y qué hace que estos aumenten. Tome descansos entre esas actividades. Masajee y elongue las zonas que más sufren durante el día para así mejorar la irrigación y darles un descanso.

No son exclusivas de muñecas, codos y dedos, las tendinitis pueden surgir en cualquier tendón del cuerpo, aunque se dan preferentemente en estas articulaciones debido a que se usan de forma repetitiva. Es así cómo deportistas sufren a menudo de éste tipo de dolencias en distintas partes del cuerpo, pero las mantienen controladas por que aprenden a conocer sus cuerpos y saben cuándo deben parar. Lo que preocupa en la actualidad es la tendencia que se ha dado en el último tiempo, de tendinitis en muñeca y dedos, cómo el pulgar, en personas más jóvenes. Esto se relaciona principalmente con el uso prolongado del celular y aparatos tecnológicos, que al ser reducidos en tamaño no dan mucho espacio para poder mover dedos y muñecas, de forma óptima y eso genera una sobrecarga mantenida sobre las manos.

Como puede darse cuenta son muchos los ámbitos en los que los avances tecnológicos han mejorado nuestra calidad de vida, permitiendo mayor y mejor acceso a la información y entretenimiento, pero por otro lado nos enfrentan a estas nuevas dolencias que evolucionan a la par con el ritmo de vida actual.

Por eso le dejamos aquí algunas sugerencias, para que se tome una pausa en la jornada y renueve de energía a sus manos:

Realice esta rutina cada una o dos horas, dependiendo de su nivel de actividad. Siempre de manera suave y lenta, no le tomará más de 2 minutos.

  • Con los codos pegados al cuerpo relajar las manos, agitarlas de un lado a otro y repetir los movimientos 15 veces.
  • Estirar los brazos hacia delante con los dedos apuntando hacia el cielo y mover las manos hacia arriba y abajo 15 veces.
  • Manteniendo los brazos estirados hacia delante hacer puño con las manos (abrir y cerrar fuerte) y hacer semicírculos hacia adentro y hacia afuera. 15 veces cada uno.
  • Abrir la mano con dedos estirados y luego cerrarlos. 15 veces. También puedes hacerlo usando un elástico entrelazado en los dedos, que te oponga resistencia al abrir los dedos.
  • Utilizando una pelota pequeña, apretarla y luego soltar. Realizar 15 veces con cada mano. Esto le ayudará a fortalecer la musculatura intrínseca de la mano para evitar lesiones.

Además, al terminar los ejercicios puede ponerse hielo por 10 minutos sobre la zona que presenta la inflamación. Si presenta molestias evidentes que no mejoran con las actividades antes descritas, debe acudir a un médico para que le evalúe bien y lo guíe en un tratamiento médico y kinésico para mejorar la condición y evitar que se transforme en algo crónico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *