Horario de atención: Lunes a Sábado - 8:00 a 22:00 hrs.


  Contacto Telefónico : (569) 8776 0506/(569) 6576 5586

Dolores de la Modernidad: Tendinitis

La tendinitis como consecuencia del uso de celulares y pantallas táctiles

¿Te ha pasado que después de estar mucho tiempo usando el celular, comienzas a sentir molestias en las muñecas, dedos o incluso en el cuello? Esta sensación suele ser un dolor agudo asociado a pesadez, ardor u hormigueo, que tiende a disminuir si dejas de enviar mensajes de texto, pero que vuelves a percibir cada vez que realizas nuevamente esta actividad. Probablemente lo que te está ocurriendo es que estás desarrollado una “tendinitis”, es decir una inflamación de los tendones. Los tendones son como hilos que conectan los músculos con los huesos, permitiendo que el cuerpo realice todos sus movimientos.

La causa de la tendinitis son los movimientos repetitivos y sostenidos en el tiempo. Cualquier actividad que obligue a una persona a realizar los mismos movimientos durante un período extendido, terminará por generar inflamación y daño en los tendones. Actualmente, el uso constante del pulgar para escribir en las pantallas táctiles de los celulares o para maniobrar los controladores de los videojuegos, está causando un aumento importante en la tendinitis a nivel de los pulgares y muñecas 

En sí el tratamiento inicial es a simple vista sencillo y consiste a grandes rasgos en reposo y aplicación de fisioterapia para disminuir la inflamación. Sin embargo parece ser que la indicación que más les cuesta cumplir a los pacientes es precisamente la de guardar reposo. Es por ello, que muchas veces vemos como la inflamación y el dolor persisten  durante meses generando una tendinitis crónica.  Este cuadro puede expandirse y comenzar a afectar también a los nervios y músculos asociados, a nivel de muñeca, codo e incluso cuello. Ya llegando a esta instancia, el abordaje es más complejo y la resolución del cuadro es más lenta. 

¿Cómo puedes prevenir el desarrollo de una tendinitis?

  • Reconoce los síntomas a tiempo: Dolor agudo, sensación de pesadez, ardor u hormigueo. El malestar se agudiza con el movimiento y mejora con el reposo. Define cuál es la actividad que genera estos síntomas, y qué hace que estos aumenten.
  • Toma descansos entre esas actividades.
  • Masajea y elonga las zonas que más sufren durante el día para así mejorar la irrigación y darles un descanso.
  • Sugerencias de rutina de elongación:
    • Realiza esta rutina cada 1 o 2 horas, dependiendo de tu nivel de actividad. Siempre de manera suave y lenta. No te tomará más de 2 minutos.
    • Con los codos pegados al cuerpo relaja las manos, agítalas de un lado a otro y repite los movimientos 15 veces. Estira los brazos hacia delante con los dedos apuntando hacia el cielo y mueve las manos hacia arriba y abajo 15 veces.
    • Manteniendo los brazos estirados hacia delante empuña las manos (abrir y cerrar fuerte) y haz semicírculos hacia adentro y hacia afuera. Repite 15 veces cada uno.
    • Abre la mano con dedos estirados y luego ciérralos. Repite 15 veces. También puedes hacerlo usando un elástico entrelazado en los dedos, que te oponga resistencia al abrir los dedos.
    • Utilizando una pelota pequeña, aprietala y luego suéltala. Repite 15 veces con cada mano. Esto te ayudará a fortalecer la musculatura intrínseca de la mano para evitar lesiones.
    • Al terminar los ejercicios puedes ponerte hielo por 10 minutos sobre la zona que presenta la inflamación.

Si las  molestias no ceden con las actividades antes descritas, debes acudir a un doctor para que te prescriba un tratamiento médico y kinésico. Así podrás mejorar la condición de inflamación y evitar que se transforme en un cuadro crónico.

¿Buscas a un/a kinesiólogo/a, especialista en kinesiología traumatológica, que pueda ir a tu casa para atenderte el día y hora que más te acomode? ¡Contáctanos ahora y agenda tu sesión!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.