22 Jun 2018

BY: klgas

Noticias Kinesiologas.cl

Comments: No hay comentarios

¿Es posible enfermarse por tener frío?

¿Recuerdan que en nuestra infancia, escuchamos muchas veces a nuestras madres decir “si no te abrigas, te vas a resfriar”? En ese entonces posiblemente pensábamos que era una exageración, pero quizás no estaban tan equivocadas.

¿Es realmente posible que nos enfermemos si nos exponemos al frío? ¿Es decir, podríamos contraer un resfrío sólo por haber estado expuestos al aire acondicionado por mucho tiempo o por no haber salido con chaqueta o gorro a la calle? Hay variados estudios que relacionan la exposición al frío como posible precursor del resfrío común. Al parecer el ambiente frío si aumentaría la probabilidad de que nos resfriemos, en la medida que se acompañe de otras condiciones necesarias para que el cuadro se desarrolle, como por ejemplo la presencia de un virus. Teniendo en cuenta que el resfrío común es una infección viral de las vías aéreas superiores, el frío por sí sólo no podría generar en ningún caso un resfrío, por lo que necesariamente debe acompañarse de la presencia de un virus, entre otras cosas. 

¿Cómo el frío nos predispone a contraer un resfrío? Entre las ideas que han surgido, se encuentran:

  • El clima frío nos induce a mantenernos más tiempo en lugares cerrados, poco ventilados y más cerca de las personas que ya puedan estar contagiadas. 
  • Cuando hace frío encendemos estufas y chimeneas para mantener el ambiente cálido. El exceso de calefacción reseca el aire, lo que contribuye a resecar a su vez los senos paranasales. Un flujo de aire inadecuado en la zona paranasal puede debilitar al sistema inmune local, disminuyendo nuestras defensas contra los virus y en consecuencia permitir una mayor proliferación viral. 
  • La falta de humedad del ambiente relacionado con la calefacción ayuda además a que los virus que salen expulsados en un estornudo, se queden flotando en el ambiente hasta encontrar una nueva víctima. Cuando el ambiente tiene algo de humedad, los virus del resfrío se adhieren a las partículas de agua y podrían caer antes de generar una nueva infección.
  • Estudios aislados de laboratorios sugieren que tener frío podría disminuir nuestro sistema inmunitario global. Se sometieron células inmunitarias a un enfriamiento controlado. Estas células se mostraron menos efectivas para combatir distintos tipos de virus asociados al resfrío.
  • Otros estudios han demostrado que ciertos virus se reproducen más rápido en ambientes fríos. Este es el caso por ejemplo del rinovirus, que corresponde al principal virus que genera resfrío.  
  • Nuestro organismo necesita una cierta temperatura corporal para generar sus procesos biológicos. Por ende cualquier pérdida excesiva de calor puede alterar su normal funcionamiento. Los principales lugares por donde perdemos calor son la cabeza y los pies. Por eso tiene lógica mantener esas zonas abrigadas durante el invierno.

Entonces, considerando todo lo anterior, nunca está demás tomar algunas precauciones que nos ayuden a disminuir la probabilidad de contraer los desagradables resfríos durante los fríos días de invierno.  En Kinesiologas.cl nos preocupamos por tu salud y por eso te dejamos algunas recomendaciones para que te cuides del frío.

  • Procura mantener los espacios templados sin exagerar con la calefacción, para evitar resecar el ambiente de forma excesiva. Una temperatura ideal es cercana a los 20 grados celsius. 
  • Evita en esta época ir a lugares muy concurridos como centros comerciales, sobre todo si vas con niños o ancianos, ya que son más propensos de adquirir cualquier tipo de virus del ambiente. Es preferible que los lleves a un espacio abierto, durante un tiempo corto.
  • Intenta no mantenerte por mucho tiempo en lugares cerrados. Si estás en tu casa, ventila los espacios por parte y así evitarás que la casa se enfríe por completo. Si estás en el trabajo u otro lugar, procura tomar aire externo idealmente un par de veces durante el día. Es importante la renovación de aire para evitar que los virus se mantengan por mucho tiempo en el ambiente.
  • Abrígate por capas y para evitar el “sobre abrigo” que tampoco es beneficioso para la salud, porque también genera alteraciones en la temperatura corporal. Cuida principalmente las zonas de la cabeza, pies y manos, sobre todo al salir al exterior, ya que como mencionamos anteriormente son las zonas por donde más se pierde calor.
  • Usa idealmente ropa de algodón, sobre todo como primera capa. Si la primera capa es muy sintética no será capaz de absorber tu transpiración y ésta se mantendrá en tu piel por más tiempo, haciendo que pierdas calor con mayor rapidez.   
Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Side bar